Enseñar el Valor del Fracaso

Se me ha ocurrido incorporar a nuestro Blog, una sección con distintos temas que se me van ocurriendo y que pueden ser de utilidad, sobre todo, una ayuda a la reflexión para las madres jóvenes a quienes les toca lidiar en un mundo lleno de estímulos no todos buenos para los niños. Aquí va el primer tema:

Días pasados, estaba leyendo un artículo sobre la falta de preparación que, en general, tiene el ser humano, para adaptarse a los cambios, a las inseguridades que presenta la vida y al fracaso que muchas veces nos enfrentamos, cuando me pregunté por qué llegamos de mayores con esa falta de adaptabilidad para aceptar que no siempre todo viene acompañado del éxito y la respuesta, surgió inmediatamente: porque no nos preparan para imaginar que podemos fracasar en algo y que si ocurre, no pasa nada, todo lo contrario, aprenderemos a valorar el éxito cuando llega y a no creernos omnipotentes ni parecer soberbios.
Luego, y a raíz de ese artículo, mi memoria recordó la cantidad de hijos de amigos que no se permitían perder ni a la Oca y la mayoría de las veces, incentivados por sus padres. Cómo resolvían este tema? Pues engañándolos y “dejándolos” ganar.
Pregunto: ¿cuántos en la vida, sobre todo, en la laboral, estarán dispuestos a que tú ganes para ellos perder? Porque convengamos que no siempre habrá un papá, una mamá, unos abuelos o unos hermanos mayores, “sacrificándose” por el niño ya adulto y mirando hacia otro lado para que no se vea que ha perdido.
Entonces, sin pretender dar cátedra, pero con la visión profesional y personal de la experiencia, sugiero que ayudemos a los peques a entender que de un fracaso, se aprende, fundamentalmente, a aceptar que hay otro que puede ser tan válido como uno, que perder, no es ningún estigma, sobre todo si se trata de juegos de azar, explicarles que el azar tiene eso, las posibilidades divididas para todos los que participan de él, que sabrá valorar las oportunidades renovadas que nos presenta la vida y que no se puede ir por ella como un “perdedor”, pero que el triunfalismo, puede ser un arma mortal para la convivencia en la sociedad. Vigilemos los valores que nos hacen “ganar” como personas y nos beneficiará con una de las mejores cosas que podemos aprender: la capacidad de interrelacionarnos desde pequeños aceptando nuestras limitaciones.
Hasta la próxima!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s