LEEMOS Y REFLEXIONAMOS

ARTICULO DE EDUARD PUNSET

En la ardua tarea de ser padres, sería interesante que nos viéramos obligados a contrastar permanentemente nuestro comportamiento como tales. Porque si bien todo es perfectible, hay situaciones que luego, acaban siendo irreversibles y lo que está en juego es el desarrollo, sobre todo, emocional, de nuestros hijos.

Sabemos que los 5 o 6 primeros años, son cruciales para su desenvolvimiento futuro, por lo que ha de ser imprescindible que no le restemos importancia porque creamos que, como los niños son pequeños, no entienden o como son pequeños, no se enteran o como son pequeños, ya habrá tiempo. No es así y las secuelas de un mal papel como padres, son indelebles y con el tiempo, se verán, indefectiblemente, los resultados negativos.

Muchas veces, se observa en los padres, que con el afán de “poner orden”, se encuentran pisando una línea muy fina entre “educar” y “maltratar”, entre “formar” y “agredir” o entre “ayudar a su desarrollo” y faltarle el respeto. Otras veces, los padres ponen límites inadecuados, haciéndose los “amigos” y luego, no sabiendo cómo deshacer esa relación. Esto, esconde un serio peligro: es fundamental hacer entender al niño que sus padres no son sus amigos, pero también es importante que los padres entendamos que el niño no es un adulto y por consiguiente, no es nuestro par.

Para ayudar en esta reflexión, os dejo un artículo de Eduard Punset, que me ha parecido muy interesante para desbrozar el tema.

Espero que os ayude. Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s