LEEMOS Y REFLEXIONAMOS

ARTICULO DE EDUARD PUNSET

En la ardua tarea de ser padres, sería interesante que nos viéramos obligados a contrastar permanentemente nuestro comportamiento como tales. Porque si bien todo es perfectible, hay situaciones que luego, acaban siendo irreversibles y lo que está en juego es el desarrollo, sobre todo, emocional, de nuestros hijos.

Sabemos que los 5 o 6 primeros años, son cruciales para su desenvolvimiento futuro, por lo que ha de ser imprescindible que no le restemos importancia porque creamos que, como los niños son pequeños, no entienden o como son pequeños, no se enteran o como son pequeños, ya habrá tiempo. No es así y las secuelas de un mal papel como padres, son indelebles y con el tiempo, se verán, indefectiblemente, los resultados negativos.

Muchas veces, se observa en los padres, que con el afán de “poner orden”, se encuentran pisando una línea muy fina entre “educar” y “maltratar”, entre “formar” y “agredir” o entre “ayudar a su desarrollo” y faltarle el respeto. Otras veces, los padres ponen límites inadecuados, haciéndose los “amigos” y luego, no sabiendo cómo deshacer esa relación. Esto, esconde un serio peligro: es fundamental hacer entender al niño que sus padres no son sus amigos, pero también es importante que los padres entendamos que el niño no es un adulto y por consiguiente, no es nuestro par.

Para ayudar en esta reflexión, os dejo un artículo de Eduard Punset, que me ha parecido muy interesante para desbrozar el tema.

Espero que os ayude. Hasta la próxima!

Anuncios

Nuevas Colecciones

Hoy os traemos algunas prendas y conjuntos de nuestras colecciones de invierno para los peques más mayores. Ahora que viene el frío de verdad tenemos que ir bien abrigados y además con las fiestas tenemos esa oportunidad de hacer el posado navideño ¡abrigados y con estilo!  Algunas prendas son de nuestra colección propia “Bobadas Collection” concebida como las colecciones de las boutiques: hacemos pocas prendas por talla asegurando piezas casi únicas, buena calidad y como siempre la posibilidad de hacer a medida.

¿Qué os parecen nuestras propuestas?

 

Conjunto niño:

Chaqueta  burdeos  Laranjinha – 34 €
Camisa piqué blanco  Mebi – 36 €
Pantalón corto gris Mebi – 25 €

Conjunto niña:

Vestido Bobadas Collection – 44 €
Rebeca azul Carmen Taberner – 34 €

Conjunto niño:

Camisa cuadros marrones Laranjinha – 46 €
Chaqueta marrón con capucha Laranjinha:  72 €
Pantalón camel gabardina Laranjinha: 60 €

Conjunto niña:

Falda terciopelo crudo Bobadas Collection – 60 €
Camisa viyella cruda Bobadas Collection – 48 €
Chaqueta punto marrón Laranjinha – 42 €

La Difícil Tarea de Educar

Cuando fui madre por primera vez, hace ya bastante tiempo (no diré cuánto para no revelar la cantidad de años de mi primera hija, jaja!!) me dí cuenta en ese momento, que “Ser Padres” es la única carrera en la que primero uno se gradúa y luego empieza a estudiar. Y las pruebas y experimentos, se hacen con seres vivos!!!!! Y esos seres vivos, además, tienen sentimientos y vienen al mundo con todas las capacidades en blanco y nos los entregan para que nosotros, sí, nosotros, seres imperfectos, los eduquemos.

Vaya reto. Creo, firmemente, hoy más que nunca, luego de haber finalizado la crianza (no estoy segura) de mis tres hijas, participado en la de mis cuatro sobrinos, espiado la de muchos hijos de amigos y hoy, mirar con un catalejo la de mis nietos, que muchas parejas, antes de proceder a la concepción, deberían pensárselo aunque sea un poco y sobre todo, hacerse muchas preguntas, en cuyas respuestas, seguramente encontrarían la llave para seguir o no adelante con ese proyecto.

Os preguntaréis, cómo es que se me ha ocurrido escribir sobre este tema. Vale. Os cuento. A partir de tener la tarea de madre “semi cumplida”, uno va por el mundo con otra visión, entonces, comparto, veo, observo e imagino, al igual que nos ha pasado a todos cuando hemos sido padres, lo difícil que es ubicarse frente a esta tarea de educar, que por algo la llamo difícil. Pero que por difícil que sea, una vez que nos metemos en ella, la tenemos que llevar adelante y adecuarnos, sobre todo a la época en la que vive el niño y en cómo prepararlo para el futuro que le tocará compartir.

Y cuál es la conclusión a la que llego: pues que lo que de verdad interesa para relacionarse, esa capacidad de manejo de nuestras emociones, esa preparación para sortear obstáculos, ese saber estar con otros, entendiendo que hay otros en el mundo y que no somos nosotros el eje de todo, esa tolerancia que nos lleve a aceptar la pluralidad en la que vivimos, ahí, radica la dificultad.

Y esto, va más allá de las buenas maneras, aunque también. Y los padres, muchas veces, sin saber qué hacer o qué actitud tomar frente a situaciones similares. Aparte de desalentador, es una pena que seguramente, tendrán que aprender con la experiencia el sabor amargo del fracaso relacional, que conlleva al fracaso profesional.

Educar, es un proceso. Un proceso que exige paciencia, tiempo, esfuerzo continuo, sin tener seguridad en resultados exitosos, pero lo que sí puedo decir, es que si se es perseverante en esta tarea, el éxito llega y llega, acompañado de lo más maravilloso, que es la trascendencia a través de los hijos de nuestros hijos.

A veces , suele pasar que uno se desorienta, que no sabe lo que es mejor para ellos, que teme ser demasiado rígido o demasiado permisivo, pero para eso, hay un ingrediente que no falla: el “sentido común”. Habrá que hacer un gran esfuerzo para lograr una educación coherente y adecuada para cada uno de nuestros hijos, seguramente es la mayor prueba de nuestra vida adulta, pero realmente, vale la pena. Antes que nada, nuestros hijos han de ser un disfrute y al final, cuando ya la tarea esté realizada, un orgullo de haber contribuido a que sean personas de bien.

Enseñar el Valor del Fracaso

Se me ha ocurrido incorporar a nuestro Blog, una sección con distintos temas que se me van ocurriendo y que pueden ser de utilidad, sobre todo, una ayuda a la reflexión para las madres jóvenes a quienes les toca lidiar en un mundo lleno de estímulos no todos buenos para los niños. Aquí va el primer tema:

Días pasados, estaba leyendo un artículo sobre la falta de preparación que, en general, tiene el ser humano, para adaptarse a los cambios, a las inseguridades que presenta la vida y al fracaso que muchas veces nos enfrentamos, cuando me pregunté por qué llegamos de mayores con esa falta de adaptabilidad para aceptar que no siempre todo viene acompañado del éxito y la respuesta, surgió inmediatamente: porque no nos preparan para imaginar que podemos fracasar en algo y que si ocurre, no pasa nada, todo lo contrario, aprenderemos a valorar el éxito cuando llega y a no creernos omnipotentes ni parecer soberbios.
Luego, y a raíz de ese artículo, mi memoria recordó la cantidad de hijos de amigos que no se permitían perder ni a la Oca y la mayoría de las veces, incentivados por sus padres. Cómo resolvían este tema? Pues engañándolos y “dejándolos” ganar.
Pregunto: ¿cuántos en la vida, sobre todo, en la laboral, estarán dispuestos a que tú ganes para ellos perder? Porque convengamos que no siempre habrá un papá, una mamá, unos abuelos o unos hermanos mayores, “sacrificándose” por el niño ya adulto y mirando hacia otro lado para que no se vea que ha perdido.
Entonces, sin pretender dar cátedra, pero con la visión profesional y personal de la experiencia, sugiero que ayudemos a los peques a entender que de un fracaso, se aprende, fundamentalmente, a aceptar que hay otro que puede ser tan válido como uno, que perder, no es ningún estigma, sobre todo si se trata de juegos de azar, explicarles que el azar tiene eso, las posibilidades divididas para todos los que participan de él, que sabrá valorar las oportunidades renovadas que nos presenta la vida y que no se puede ir por ella como un “perdedor”, pero que el triunfalismo, puede ser un arma mortal para la convivencia en la sociedad. Vigilemos los valores que nos hacen “ganar” como personas y nos beneficiará con una de las mejores cosas que podemos aprender: la capacidad de interrelacionarnos desde pequeños aceptando nuestras limitaciones.
Hasta la próxima!!